K5 es un vino blanco con la garra y esencia del Cantábrico, procedente de viñedos propios de la variedad autóctona Hondarribi Zuri, cultivados con gran esmero en una espectacular finca.

Blanco inédito, lleno de frescura, buena estructura y final fresco pero redondo, elaborado a partir de mosto flor.

De alcohol bajo y acidez penetrante.

Una crianza en depósito sobre sus lías durante meses le aporta volumen, dulzura, grasa y suavidad y además una mayor longevidad y complejidad.

Marida a la perfección con marisco, pescados (especialmente el rodaballo) y carnes blancas, sushi y otros manjares grasos como el foie y el micuit.